lunes, 20 de diciembre de 2010

RECOMENDACIONES PARA HIJOS DE PADRES SEPARADOS

CUANDO LOS PADRES SE SEPARAN

Muchos hijos de padres divorciados creen que ellos son los responsables de que su papá y su mamá se hayan divorciado. Piensan que, si se hubieran portado mejor, hubieran obtenido mejores calificaciones o hubieran ayudado más en las tareas de la casa, sus padres no se habrían divorciado. Pero esto no es verdad. ¡El divorcio es algo que deciden las mamás y los papás!


El hecho de que alguna vez hayas escuchado a tus padres discutir acerca de ti no es motivo para que un matrimonio decida divorciarse. Quizá sientas que eres el culpable de que tus padres se hayan divorciado, pero no eres el causante. El hecho de que tus padres decidan ponerle fin a su matrimonio no es tu culpa.


Es normal que experimentes una gran cantidad de sentimientos diferentes, como enojo, rabia, miedo, tristeza… Existen maneras de manejar los sentimientos que estás experimentando. Si estás muy enojado, puedes darle puñetazos a la almohada, patear cajas vacías, pegarle a la pelota de béisbol o correr a toda velocidad durante todo el tiempo que resistas. Pero nunca debes descargar tus sentimientos en otra persona.

También puede resultar útil contarle a alguien cómo te sientes. Si estás realmente enojado, debes expresarlo. Hablar de lo que sientes es mucho mejor que guardarte los sentimientos o mostrarte gruñón e irritable. Cuéntaselo a un amigo, a tu profesor, a tus propios padres, a alguien de tu familia…. Cuéntaselo a alguien de tu confianza. Pide ayuda.


Casi siempre, los niños viven la mayor parte del tiempo con uno de los padres y visitan al otro. Si éste es tu caso, al principio puede parecerte extraño visitar a tu propio padre, pero debes aprender a disfrutar pasando algún tiempo fuera de la casa donde vives todos los días. Es como pensar que tienes dos hogares con personas que te quieren en ambos.


En ocasiones, uno de los padres quizás haga muchas preguntas acerca de lo que el otro está haciendo e incluso puede que te usen como mensajero entre una casa y la otra. También puede pasar que a alguno de ellos no le guste que visites al otro y no te atrevas a hacerlo por no disgustarles. Si esto, te hace sentirte incómodo cuando sucede, si no desearías sentirte en el medio, habla con tus padres y diles que esto no te gusta y que prefieres que sean ellos los que hablen entre sí y si no te escuchan puedes pedir ayuda para conseguirlo.


Puede resultar muy difícil afrontar el divorcio, pero intenta recordar que a muchos niños les sucede lo mismo que a ti y, por lo general, todo y todos vuelven a la normalidad.

Aunque te parezca que todo está mal en este momento, te sorprenderías de todas las cosas buenas que te depara el futuro.

No hay comentarios:

Follow by Email